Flúor para los dientes: cuándo usarlo para fortalecer el esmalte

La aplicación de flúor para los dientes es una técnica de protección del esmalte que se descubrió al estudiar la baja frecuencia de aparición de caries entre las personas que consumían agua fluorada. En la actualidad es un tratamiento efectivo tanto en niños como en adultos para evitar esta enfermedad dental.

¿Para qué sirve el flúor?

El flúor un elemento ubicado en el grupo de los halógenos de la tabla periódica y cuyo número atómico es el 9. Se trata de un gas de color verde que puede formar diferentes compuestos de amplia utilidad. En odontología se emplea una sal llamada fluoruro de sodio para mineralizar el esmalte de los niños y remineralizar el de los adultos.

¿En qué consiste la fluorización?

Es un tratamiento preventivo por el que se aplica flúor de forma tópica, es decir, directamente sobre la superficie de los dientes. Es útil para prevenir las cavidades causadas por las caries, tanto en niños como en adultos. En los casos en que existen caries incipientes, activa la remineralización del esmalte y evita que progresen hasta formar cavidades. Cuando hay desgaste de las piezas dentales, también se usa para corregirlo.

Tras secar la cavidad oral procedemos a colocar de forma tópica los compuestos que contienen este elemento. Se aplica en este caso una capa de barniz, espuma o gel. El paciente debe permanecer treinta minutos con la sustancia en la boca, sin comer ni beber nada.

Vías de administración del flúor

Este elemento puede entrar en tu cuerpo de forma natural mediante los alimentos o el agua. El agua fluorada de forma artificial forma habitualmente parte del caudal público que se administra a la población de forma rutinaria.

En odontología se emplean varios tratamientos diferentes para aplicar en el consultorio. También pueden indicarse tratamientos en gel para aplicar en casa. Esto tiene relación con tu riesgo de padecer caries y con el nivel de fluoración del agua en la localidad. Adicionalmente, utilizar una pasta de dientes que contenga compuestos de este elemento es siempre recomendable, en adultos y niños.

Tratamiento de flúor para niños

La administración de flúor en los niños está especialmente indicada, pues se combina químicamente con los cristales minerales de hidroxiapatita de calcio. El resultado es la fluorapatita, un compuesto mucho más resistente a la acción de las bacterias y los ácidos.

Si se utilizan ortodoncias fijas es también importante reforzar la higiene dental con la fluoración. En estos casos es más fácil que queden residuos entre los dientes.

Tratamiento de flúor para adultos

En las personas adultas pueden darse ciertas circunstancias en las cuales sea conveniente aplicar fluoración en el consultorio del odontólogo. Te explicamos cuáles son:

  • Cuando existe retracción de la encía, por una enfermedad periodontal. Esto puede provocar una proliferación de bacterias.
  • Si hay sequedad de la cavidad oral por escasa saliva. Puede ocurrir con ciertos medicamentos, por tratamientos de radioterapia o a causa de enfermedades que afectan las glándulas salivares.

El flúor para los dientes es un tratamiento muy habitual, pero que requiere ser prescrito y aplicado siempre por un odontólogo especializado. Consúltanos si necesitas más información. Ya sabes que nuestros socios cuentan con más de 1.900 clínicas a su disposición, tratamientos con hasta un 40% sobre el precio del mercado y más de 50 servicios gratuitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.