Herpes labial: ¿qué es y cómo se trata?

Herpes labial ¿qué es? Como sabes, se trata de una infección muy extendida y es bastante contagiosa, por lo que conviene tomar precauciones y ser capaz de distinguirla de otras afecciones que pueden presentar una sintomatología similar.

Si quieres conocer los aspectos más importantes de esta afección y qué tratamientos son los más efectivos, sigue leyendo.

Herpes labial: ¿qué es?

También conocido como ‘herpes oral’ y, más popularmente, ‘calentura’, es una infección causada por el virus VHS-1 o ‘herpes simple tipo 1’. Tal es el poder infeccioso de este microorganismo, que se calcula que afecta a dos tercios de la población mundial, según la OMS.

Este tipo de herpes puede afectar a los labios, la cara, la mucosa oral o las encías. Una vez ingresa en el organismo, el virus permanece latente y en la etapa adulta se manifiesta con brotes. Así pues, el virus en adultos representa una forma atenuada de la infección primaria que aparece de forma recurrente. La aparición de estas calenturas generalmente se asocia a factores tan variados como el cansancio, estrés, fiebre, insolación, menstruación embarazo, infecciones, etc. Su frecuencia puede oscilar muchísimo: desde una vez al año a una vez al mes.

Es importante destacar que en recién nacidos y niños la primera infección por herpes labial puede manifestarse con otros síntomas más severos como faringitis, fiebre, o incluso graves síndromes cerebrales u oculares, por lo que ante la sospecha, es importante acudir al médico u odontólogo lo antes posible.

Causas del herpes labial

El herpes labial se transmite por la saliva o por el contacto directo con una lesión activa. Por tanto, en caso de que tú o alguien de tu entorno padezca esta enfermedad, es esencial extremar las precauciones y no compartir utensilios de cocina o de higiene personal.

Como vimos, las reactivaciones o reinfecciones del virus son frecuentes en la edad adulta. Estos son algunos de los principales factores desencadenantes:

  • Enfermedades que cursan con debilitamiento del sistema inmune como la diabetes.
  • Situaciones que generan estrés, ansiedad e insomnio.
  • Cambios hormonales, como los que suceden en el embarazo o la menopausia.
  • Climas secos y fríos
  • Exposición al sol sin protección.

Cómo identificar un herpes labial

El cuadro de herpes del adulto se manifiesta por lesiones herpéticas en forma de vesículas de unos dos milímetros de diámetro. Van precedidas por una sensación de tirantez y picor, a veces hinchazón y hormigueo. Generalmente, se ubican en el límite entre la mucosa y la piel del labio inferior y pueden extenderse por todo el labio formando lesiones de gran tamaño.

Posteriormente, estas vesículas tienden a confluir y romperse, liberando un líquido cristalino. La zona afectada se cubre de una úlcera y, a continuación, de una costra oscura, que se desprende. El proceso puede durar dos o tres semanas.

En ocasiones el herpes labial puede confundirse con aftas, llagas o úlceras cuyo origen no es vírico, aunque su sintomatología es similar. Suelen ser de pequeño tamaño (máximo 1 cm) y curarse espontáneamente. Típicamente aparecen en el interior de las mejillas, la lengua, el paladar o en la parte blanca de las encías y casi siempre son producto de un traumatismo o erosión.

En general si los síntomas del afta no mejoran después de 10-14 días, se infectan, duelen excesivamente, provocan otros síntomas o aparecen de manera recurrente, debes acudir a tu médico para analice tus lesiones.

¿Es contagioso?

Insistimos, este virus es muy contagioso y suele diseminarse por contacto personal. Se transmite a través de la saliva o el contacto directo con las lesiones. Las llagas o ampollas y el líquido que exudan contienen el virus. Por tanto, los objetos de uso personal como cubiertos, afeitadoras o toallas pueden también estar contaminados y contribuir al contagio.

Herpes labial: tratamiento

Como sabes, el herpes labial es una infección vírica leve que por el momento no tiene cura, permanecerá latente en el cuerpo y se reactivará de forma esporádica. No obstante, hay muchos tratamientos que permitirán que los brotes sean más leves e incluso contribuirán a prevenirlos:

  • Evitar el contagio. si tienes lesiones activas, prescinde del contacto con otras personas. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón y no compartas tus objetos personales.
  • Evita en lo posible situaciones que te generen estrés o ansiedad.
  • Usa protección solar también para tus labios. Protégelos también de la sequedad y el frío.
  • Procura mantenerte en forma.
  • No descuides tus horas de sueño.
  • Sigue unas pautas de higiene diarias.
  • Aliméntate de manera saludable.
  • Utiliza bajo prescripción médica tratamientos tópicos u orales para tratar las lesiones: los tratamientos con antivirales pueden ayudarte a curar las lesiones con mayor rapidez.
  • Para aliviar el dolor, puedes utilizar compresas frías sobre las lesiones.

Si continúas teniendo dudas sobre los herpes labiales o cualquier otro tema relacionado con tu salud oral, no dudes en acudir a nuestra red de clínicas. ¡Recuerda que en Servibucal tienes más de 50 servicios gratuitos y grandes descuentos!

Leave a Reply

Your email address will not be published.