Qué son los retenedores de ortodoncia, para qué sirven y qué tipos hay

La ortodoncia en uno de los más clásicos tratamientos dentales, que consiste en corregir una posición natural incorrecta de la alineación de los dientes, ayudando a que cada tipo de piezas realicen de forma correcta su función, bien sea masticadora, trituradora o cortadora. Pero para ello es necesario utilizar una serie de aparatos que ayuden a desplazar los dientes, y retenedores de ortodoncia que impidan que los dientes vuelvan a su posición original.

En los tratamientos de ortodoncia se producen ciertas tensiones sobre los ligamentos de los dientes y los huesos alveolares, y por éste motivo, cuando termina la fase activa de desplazamiento, hay que utilizar una férula de contención ortodoncia, para evitar que los dientes vuelvan hacia su posición previa y desaparezcan los resultados logrados.

Aunque la ortodoncia para los profanos se asocia sólo con fines estéticos, lo cierto es que una  oclusión dental defectuosa, provoca serios problemas de salud que se pueden evitar con sencillos tratamientos, pero dado que los elementos de nuestro cuerpo, sean huesos, músculos, o ligamentos, guardan memoria de su posición original, de casi nada sirve realizar un tratamiento, si no se complementa con un dispositivo que frene la tendencia de los dientes a volver a su estado original, y de aquí la importancia de utilizar retenedores dentales, y acudir a las revisiones prescritas por el ortodoncista.

¿Qué sucede si no se utilizan los retenedores de ortodoncia?

Cuando tras el tratamiento activo no se colocan los retenedores de ortodoncia, se produce una reacción a la que se denomina recidiva en ortodoncia, que supone un efecto rebote con nuevo desplazamiento de los dientes hasta su incorrecta alineación original tras retirar los brackets transparentes, o visibles. La recidiva en ortodoncia se puede producir por diferentes causas conocidas o desconocidas, y por eso los ortodoncistas apuestan por instalar unos sencillos frenos que mantienen los dientes a raya para evitar el efecto rebote.

banner servibucal

¿Qué tipo de retenedores existen en ortodoncia?

  • Retenedores dentales fijos. Se utilizan para anular el movimiento de los dientes durante un tiempo prolongado, y de forma fija durante las 24 horas cada día, cuando existe inestabilidad entre las articulaciones, para ayudar a reducir espacios en los que se ha practicado una extracción, también para mantener en su sitio los incisivos, entre otras posibles situaciones.

Los retenedores fijos se pueden mantener incluso durante más de veinte años tras el tratamiento de ortodoncia. Además los retenedores fijos no son visibles, por lo que no afean el aspecto estético de la boca, y tampoco molestan a la hora de realizar cualquier actividad, como tocar instrumentos de viento o cantar. Por el contrario, los retenedores ortodoncia fijos requieren de una higiene más constante y continua, con frecuentes limpiezas dentales que eviten la formación del sarro causante de las caries dentales, además de realizar revisiones periódicas para controlar el estado de adherencia de estas piezas con los dientes y que estos no pierdan su alineación.

  • Retenedores dentales removibles o extraíbles. Se trata de retenedores que se pueden poner y quitar personalmente a la hora de realizar la higiene dental, para realizar actividades deportivas, o incluso para comer con mayor comodidad. Están diseñados combinando piezas de metal y plástico, y el precio de frenillos de éste tipo no presenta grandes diferencias con el de los retenedores fijos.

Entre los retenedores dentales removibles más utilizados, están los retenedores hawley compuestos por una pieza de alambre arqueada que se sitúa en la parte exterior de los dientes enganchada a las muelas en ambos lados, cubriendo toda la superficie del paladar evitando sobre mordidas y movimientos dentales con ésta férula ortodoncia.

Los retenedores tipo essix también son de los más comúnmente colocados, siendo aparatos dentales transparentes, formados por una fina estructura en plástico invisible adaptada a la dentadura.

Los retenedores dentales se sitúan en el lugar en el que se ha realizado la corrección, y por lo tanto varían de unas personas a otras, dependiendo de los problemas de oclusión y alineación que han generado el tratamiento previo, pudiendo afectar al arco superior, inferior o a ambos, o incluso a parte de las piezas de estos.

Dependiendo de la evolución del tratamiento y las posteriores revisiones, existen situaciones que hacen aconsejable continuar con los retenedores incluso durante toda la vida para evitar cambios estéticos y funcionales en la alineación de la boca evitando dientes torcidos.

retenedores-ortodoncia

Y ahora que ya sabes qué son los retenedores dentales en ortodoncia, y por qué se deben utilizar, si necesitas revisión, o aún no has pasado por la consulta dental, en Servibucal tenemos todos los tratamientos y revisiones en la clínica más próxima a tu domicilio. Contacta ya con nosotros en https://servibucal.es/ si necesitas un tratamiento ortodoncia fácil, cómodo y económico.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.