Consejos para tener una buena higiene bucal

Tener una buena higiene bucal siempre ha sido vital para preservar la salud de nuestra boca, pero no hay que olvidar que no solo consiste en cepillarse los dientes de forma regular. Para poder tener una buena higiene bucodental deberás seguir las siguientes pautas que os vamos a dar a continuación. Si sigues las siguientes recomendaciones conseguirás que tu boca esté siempre radiante. 

No te las pierdas y luce sonrisa.   

1. Cepillarse los dientes todos los días.

Como hemos comentado con anterioridad, es muy importante cumplir con esta recomendación pero no debe ser la única que sigas si quieres tener una buena higiene bucodental. Lo ideal es cepillarse los dientes después de las comidas, tres veces al día. Si cumples con esta recomendación conseguirás preservar tu esmalte, evitar acumulación de sarro y mal aliento. 

2. La importancia de elegir el cepillo y la pasta de dientes adecuada.

Lo ideal sería poder consultarle a tu dentista cuál es el cepillo y la pasta de dientes más adecuada para tu boca. Él, como profesional, te aconsejará dependiendo de las características de la misma.  

3. La seda dental, un imprescindible.

Cuando comemos, frecuentemente, el alimento queda acumulado entre los dientes. El cepillo de dientes no llega a los espacios pequeños, por lo que es fundamental, al menos una vez al día, pasarse la seda dental para eliminar cualquier resto de comida que haya podido quedar atrapada. Esto evitará que a la larga pueda perjudicarnos.  

4. Utilización de cepillos interdentales.

A veces, cuando el espacio que queda entre los dientes es amplio, lo ideal es usar este tipo de cepillo. Cuando se tiene ortodoncia, por ejemplo, también es importante usarlo ya que entre los alambres puede quedar comida acumulada.   

5. El enjuague bucal no debe faltar.

Cuando finalizamos la limpieza, es importante que nos enjuagamos con algún colutorio. Lo ideal es que también nos lo recomiende nuestro dentista. Es vital para evitar algunas enfermedades periodontales. No olvides que esto es un complemento del cepillado diario y no puede sustituir en ningún caso la limpieza dental.  

6. Comer alimentos crujientes.

Si tienes problemas para poder seguir la rutina de cepillarse tres veces al día después de cada comida, puedes intentar comer alimentos que sean especialmente “crujientes” como la fruta y la verdura para favorecer el efecto de arrastre. Es muy importante que tengas claro que esto no debería suceder de manera habitual para mantener una buena higiene bucodental.  

7. Sustituir tu cepillo de dientes.

Lo recomendable es sustituir tu cepillo cuando haya pasado 1 mes aproximadamente y el cepillo interdental cuando pasen unos días. Esto puede variar dependiendo de cada caso en particular, por ese motivo es recomendable fijarse en el estado de ambos para saber si debemos sustituirlos.   Las bacterias pueden acumularse entre las cerdas por lo que debemos seguir este consejo. 

8. Lleva una dieta equilibrada

Llevar una dieta saludable es fundamental para tener una buena higiene bucal. Por ejemplo, una dieta rica en cereales, verduras y lácteos nos puede ayudar a que nuestra boca esté sana ya que nos proporcionará todos los nutrientes necesarios para ello. 

9. Evitar alimentos azucarados.

Cuando se descomponen los azúcares en nuestra boca se producen una serie de ácidos que pueden generar erosión en nuestro esmalte dental. Esto puede provocar la aparición de caries, por lo que es importante prestarle especial atención. 

10. No fumar.

Es malo para nuestra salud y fundamental para preservar una buena higiene bucodental. Fumar está directamente relacionado con la aparición de enfermedades en las encías. Estas enfermedades pueden generarnos mal aliento y decoloración en nuestros dientes entre otras mucho más graves. 

11. La importancia de conocer bien tu boca.

Examinar nuestra boca de manera regular es vital para poder conocerla y saber si algo va mal. Cuanto antes sepamos que tenemos un problema que está poniendo en riesgo nuestra buena higiene bucal lo ideal es acudir a nuestro dentista lo antes posible para que nos examine y valore el mejor tratamiento.  

12. Visita a tu dentista.

La recomendación es ir a nuestro dentista mínimo una vez al año para que nos haga una revisión y nos realice una limpieza en profundidad. Es importante saber que dependerá de cada caso la periodicidad de la misma. Acudir a un profesional y dejarnos asesorar por él es algo que debemos tener siempre presente.  

¿Cuáles son las ventajas de formar parte de Servibucal? 

Podrás mantener una buena higiene bucodental con todo lo que te ofrece Servibucal: 

Comienza a cuidar tu sonrisa. ¡Hazte socio de Servibucal!.

Leave a Reply

Your email address will not be published.