¿Qué relación tienen el estrés infantil con la salud bucodental?

No solo el azúcar es un elemento perjudicial para la boca de nuestros niños. La forma en la que desarrollan su estilo de vida puede causarles graves problemas en muchos ámbitos incluidos en su salud bucal. Muchos pueden llegar a pensar que un niño no puede llegar a tener estrés .

Pero si nos ponemos a pensar en esos horarios de infarto, actividades, presión académica, estrés …. nos damos cuenta que factores como la ansiedad o la tensión pueden derivar en problemas físicos y más concretamente con problemas en su salud bucodental, ya que es un aspecto muy importante en nuestra vida. Los niños no son máquinas, por eso aunque es difícil de asimilar pueden llegar a tener afecciones en la boca aunque ellos cuiden sus dientes a diario.banner servibucal

Tener un estilo de vida ajetreado puede causar la aparición del bruxismo. Esta dolencia consiste en la acción involuntaria de rechinar o apretar los dientes sin que se tenga algún propósito específico al realizar esta acción. Puede provocar dolores de cabeza, cuello , oído y mandíbula incluso puede llegar a provocar un desgaste elevado de los dientes.También se puede ver reflejado en una enfermedad periodontal que afecte a la inflamación y el sangrado de las encías incluso pudiendo derivar en una gingivitis ( enfermedad crónica de las encías). Si esto sucede el niño puede tener dolor al cepillarse los dientes.

estrés

Los más pequeños pueden sufrir dolencias en su salud bucodental debido al estrés y la tensión que pueden tener en su día a día.

Es muy importante que los responsables de los más pequeños tengan en cuenta estos factores ya que un estrés continuo puede llegar a provocar más enfermedades bucales como las caries, los herpes labiales, las boqueras o el mal aliento. Las edades más pronunciadas en las que suceden estas afecciones abarcan entre los 8-9 años y los 14-15 años. Por eso si vuestros hijos sufren problemas bucales debéis tener en cuenta que la ansiedad y el estrés pueden estar causando problemas que quizás no reconozcamos a primera vista.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.