Frenillo lingual corto o anquiloglosia: Qué es y cuando se debe operar

La forma de alimentarnos influye de manera directa en nuestra salud dental desde que nacemos. A su vez, puede haber deformaciones en nuestra boca que dificulten  la masticación o nuestra forma de hablar, como es el caso del  frenillo lingual corto o anquiloglosia.

En los últimos años se ha reabierto el debate sobre los problemas que causa el frenillo lingual durante la lactancia materna y lo importante que es operarlo. Por eso, en  este post explicaremos todo lo que necesitas saber sobre el frenillo lingual.

1.¿Qué es el frenillo lingual?

El frenillo es una piel muy fina en forma de membrana que se sitúa debajo de la lengua y se puede observar en cualquier ser humano desde su nacimiento. En algunas ocasiones, cuando el feto se encuentra formándose, se producen malformaciones en la cavidad oral y los músculos hiogloso y geniogloso. Estas malformaciones pueden hacer que los músculos se separen mal, quedándose el frenillo fuera de la lengua.

Como consecuencia de esto, la lengua se mantiene sujeta al suelo de la boca e impide que los bebés puedan amamantarse correctamente. Como el frenillo no posee ninguna función específica cuando se encuentra fuera de la lengua puede ser seccionado.

Son numerosos los problemas que puede causar la existencia de un frenillo corto para nuestra salud y que tienen repercursión en nuestra vida diaria. Suele ser lo más recomendable corregirlo mediante pequeñas cirugías de la mano de profesionales en salud bucodental.

frenillo lingual

1.1Frenillo lingual corto

El término médico para referirse al frenillo corto es el de anquiloglosia, que significa literalmente lengua atada o anclada.En la actualidad se está observando cómo se dan más casos de frenillo lingual corto en los bebés y la necesidad de operarlos, ya que son diversos los problemas que pueden provocar.

La existencia de un frenillo de tamaño anormal puede perjudicar tanto a las madres como a los bebés lactantes.  Para las madres se pueden producir grietas por fricción y por la excesiva presión intraoral a la que se ve sometido el pezón; se pueden producir infecciones originadas por bacterias al drenarse mal los conductos; isquemias al presionar el pezón contra el paladar; mastitis en los pezones maternos etc. Debido a esto la madre siente mucho dolor cuando da de mamar a su bebé y prefiere alimentarlo de cualquier otra manera.

Las glándulas mamarias pueden reaccionar de distintas formas y, a menudo, cuando la succión es ineficaz se puede producir falta de leche o hipogalactia. Esto se soluciona  con la realización de una operación del frenillo lingual.

Para los bebés, el hecho de no poderse alimentarse bien les crea problemas de crecimiento y ansiedad. Estos bebés con frenillo sublingual corto pueden experimentar que no aumentan de peso por la succión insuficiente. Cuando un bebé no mama bien las glándulas mamarias pueden reaccionar produciendo mucha leche. Esa leche al principio será muy rica en lactosa lo que hará que los bebés tengan problemas la digerirla, defequen verde y muy maloliente, así como que padezcan de gases y cólicos frecuentemente. Lo normal es que los bebés defequen de color amarillo mostaza y con olor entre dulce y agrio si están siendo alimentados con la leche idónea.

banner servibucal

1.2 Frenillo largo

Cuando el frenillo de la lengua es de tamaño largo los bebés no experimentan problemas al alimentarse. Cuando los bebés nacen el paladar está alto y cerrado, pero éste se va abriendo y descendiendo a medida que la lengua se mueve de manera eficaz por la boca.

Por lo tanto, cuando el frenillo es corto no se puede producir ese cambio en el paladar y se altera toda la estructura maxilofacial. Los bebés con frenillo corto respirarán más por la boca que con la nariz, duermen con la boca abierta y roncan mucho.

El aire que respiren, al no ser filtrado por las fosas nasales, contendrá partículas perjudiciales para la salud del bebé que tiene frenillo corto. Lo que se traduce en otitis, rinitis, alergias, bronquitis y neumonías.

2. Maloclusión dental y cómo evitarla

La maloclusión dental es la alineación indebida de los dientes y es uno de los principales problemas derivados de la existencia de un frenillo lingual inapropiado.Los dientes se desplazan o se encabalgan y necesitarán intervenciones odontológicas costosas y algo dolorosas, dependiendo del grado de la incorrecta alineación.

Los niños que crecen con el frenillo lingual corto tendrán problemas logopédicos fundamentalmente en la pronunciación de las consonates /r/, /rr/,/ l/,/ /t/,/d/,/ n/,/s / y /z/. Además las personas que padecen de frenillo lingual corto tendrán dificultades haciendo cosas tan simples como comer un helado o besar con la lengua. La mejor forma de evitar la maloclusión es la operación a tiempo del frenillo o la implatación de métodos correctivos como los brackets o el invisalign.

3. Tipos de frenillo lingual corto

Antes de decidirse por una cirugía de frenillo lingual  es necesario saber ante qué tipo nos encontramos. Cada tipo de frenillo presenta características distintas y su forma de rectificarlo también es distinta, tal como indican los especialistas. Podemos hablar de 4 tipos distintos de anquiloglosia:

Primer tipo: se produce cuando el frenillo está insertado en la punta de la lengua. Al llorar un bebé se puede observar cómo la lengua presenta una forma de corazón o, incluso, parece ser bífida como la de las serpientes. Esto se debe a que el frenillo está tirando de la punta de la lengua hacia el interior de la boca.

Segundo tipo: aquí se puede observar que la lengua está insertada unos milímetros más atrás que en el primer tipo. La lengua no se ve bífida, pero si es cierto que su punta tiende a ir hacia abajo mucho.

Tercer tipo: es una combinación de los tipos segundo y cuarto, ya que existe una membrana muy pequeña que se puede ver en la cara posterior de la lengua y un anclaje submocoso. En estos ascos la cirugía del frenillo lingual para seccionarlo simplemente no es suficiente y requiere una atención especial. Esto se debe a que el frenillo es muy difícil de ver a simple vista y hay que pasar un dedo de lado a lado por debajo de la lengua para poder notar su presencia. Aunque el aspecto de la lengua  no sea anómalo cuando se intente extender se corbará y aparecerá un hundimiento en el centro, por lo que no se podrá tocar el paladar de forma sencilla cuando se abra la boca.

A veces,  en este tipo de casos de frenillo, las lenguas también presentan un aspecto compacto y voluminoso.

-Cuarto tipo: el frenillo no se puede ver y el movimiento de la lengua es asimétrico. Una de las causas puede ser el tener un paladar en forma ojival o demasiado estrecho. La operación es recomendable siempre bajo la supervisión de profesionales en la salud bucodental.

frenillo lingual

4. Diagnóstico del frenillo

Lo primero que se debe de hacer para saber si se sufre de frenillo corto y, si es necesaria una operación quirúrgica, es observar el grado de movilidad de la lengua. Cuanto más atención se preste a la lengua y sus características mayor información se podrá obtener de la salud bucodental. Se tiene que determinar la elevación de la lengua hasta el paladar estando la boca muy abierta y ver cómo son los movimientos transversales desde un lado de la boca hasta el otro lado.

Los especialistas aseguran que la elevación de la lengua es el principal factor que influye en la lactancia de los  bebés y permite saber el grado de anquiloglosia. Se puede hacer un diagnóstico del frenillo de forma visual o digital, pero siempre hay señales que indican si se padece de un frenillo  corto:

1.Paladar estrecho o en forma ojival: cuando está reposando la lengua no puede situarse en una posición correcta por lo que las estructuras orales se modifican. El maxilar superior se va estrechando hasta formar una “V” y el paladar se va hundiendo.

2.Retrognatia: la mandíbula inferior es más corta que la superior. Se puede padecer desde bebé o a medida que se va creciendo.

3.Movimientos irregulares linguales: la lengua no se puede mover de forma normal y simétrica.

4.Callo lingual: cuando se observan callos es porque la lengua no puede moverse de forma adecuada creando durezas, ampollas, molestias y sangrados.

5.Chasquidos: cuando los bebés tienen frenillo lingual corto hacen muchos ruidos con la lengua , lo que significa que la lengua no tiene el suficiente agarre.

5. Recomendaciones

La existencia de un frenillo en la lengua corto puede darse en bebés de pocos meses y en adultos. Dificulta la alimentación y puede provocar problemas de salud dental. Lo más recomendable es acudir cuanto antes a especialistas para que puedan aconsejarnos correctamente. El tiempo es un factor clave en cuestiones de salud, es por ello que los diagnósticos deben de recibirse lo antes posible por los profesionales.

La mala salud dental siempre ocasiona dolores que pueden afectar a nuestro día a día,así como dificultar nuestras relaciones personales. El asesoramiento odontológico previene enfermedades dentales y ayuda al buen mantenimiento de la salud dental.

Esperamos que te haya gustado este post y si quieres recibir más información sobre salud dental no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.