¿Cómo combatir la infección de encías?

La infección de encías es uno de los principales problemas bucodentales y no le damos la importancia que realmente merece. La inflamación y el sangrado es el primer paso para saber que debemos visitar a un dentista o que tenemos que poner solución cuanto antes para que no vaya a más. Si lo dejamos correr llegaríamos a las enfermedades de las encías conocidas como gingivitis y periodontitis, que tienen lugar en los dientes, o la enfermedad debida a implantes d

dolor de encias

entales, como mucositis periimplantaria y periimplantitis, estas quizás menos conocidas por las personas que sufren la enfermedad.

 

 

La causa del problema

El dolor de encías puede deberse a varios factores:

  • Sistémicos: Enfermedades como la diabetes, o simplemente el paso a la pubertad, el ciclo menstrual o un embarazo son en ocasiones razones para sufrir infecciones bucodentales.
  • Locales: Se ocasiona por el mal limpiado de la cavidad bucal, por la mala situación de los dientes o el movimiento de alguna implantación. Todo esto podría aumentar el riesgo de sufrir gingivitis.
  • Fármacos: Abusar de medicamentos o tomar productos con efectos secundarios.
  • Alimentación: Una mala nutrición puede provocar gingivitis.

Existen otras causas que ayudan a un mayor problema de encías como el tabaquismo o el estrés, dependiendo del tipo de persona.

Consejos para evitar la infección

Conocer dónde se encuentra el foco de la enfermedad es el primer paso para subsanar el problema y cortarlo de raíz. Si vemos sangres o hinchazón en la encía hay que comenzar con un mejor cepillado y enjuague bucal.

  • Mejora en el lavado: Se puede erradicar de forma completa y eficaz si pillamos las dolencias desde las primeras semanas. Lavarse los dientes después de cada comida, pasarse el hilo dental y hacer un enjuague con productos orales específicos para evitar el paso a la gingivitis. Además, no olvidar visitas regulares al dentista.
  • Limpieza a fondo: Aunque recomiendan una limpieza anual es preferible un saneamiento cada 6 meses, si sabes que eres propenso a enfermedades orales. El olvido o la dejadez de esta rutinaria inspección podría acarrear dificultades al corregir problema.
  • Uso de Antibióticos: Si la enfermedad se complica y no basta con una visita periódica al dentista habrá que ayudarse con geles y productos médicos que ayuden a su cuidado.
  • Cirugías: Este punto es el último en caso de que todas las anteriores no hayan dado resultados positivos. Una cirugía de encías no conlleva ningún riesgo pero es preferible evitar pasar por quirófano. Existen una variedad de operaciones según el alcance de la enfermedad. Cirugía del colgajo (Se separan las encías de los dientes para limpiar), injertos de tejidos blandos en las encías, agregado óseo y regeneración del tejido.

infeccion de encias

Tratamiento para las molestias de encías

Como hemos mencionado anteriormente, los profesionales son los mejores aliados para una perfecta recuperación de la zona dañada y nadie como ellos podrían informarte de las pautas que debes seguir para su completa reparación de encías. Sin embargo, además de las visitas rutinarias al dentista, buen lavado bucodental, uso de antibióticos y, como último recurso, cirugía, que son los principales consejos para un perfecto tratamiento de tu dentadura. Existen otros métodos caseros que podrían ayudarte a una mejor limpieza y frenar el grueso de la infección.

Una de las soluciones que puedes hacer desde casa se inicia con la solución salina. Se disuelve sal en una taza de agua caliente y das pequeños sorbos cada medio minuto. Esto reduce la inflamación e infección de las encías. Aplicarse una bolsa de té fría en la parte superior de los dientes durante aproximadamente cinco minutos, sin embargo, beber mucho té puede ser negativo para tus dientes y encías. Añadirle a tu pasta de dientes un poco de limón con sal y terminar haciendo gárgaras. El cítrico es antiinflamatorio y ayuda a combatir con la dolencia.

La infección de encías es un problema que al fin y al cabo todos sufrimos en el día a día, debido a nuestra vida y alimentación cotidiana. Aunque está claro que con un buen cuidado y una revisión continuada a profesionales odontólogos no debemos preocuparnos por sufrir males mayores y poder tener una dentadura sana y cuidada.

 

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.