Conócelo todo sobre las fundas para dientes

Las fundas para dientes, también conocidas como coronas dentales, son un recurso muy funcional y eficaz cuando las técnicas de la odontología conservadora ya no pueden prestar una contribución sustancial para salvar las piezas. En esta entrada te mostramos las claves de estas soluciones dentales. ¿Nos acompañas?

¿Cuándo son útiles estas fundas para dientes?

En primer lugar, hemos de señalar que recurrir a las fundas para dientes resulta práctico cuando la pieza ha sufrido daños que ya no se pueden revertir colocando soluciones como, por ejemplo, las carillas, que resultan menos intrusivas.

Nos referimos, sobre todo, a deterioros significativos en los dientes como que éste presente un agujero. Son situaciones en las que la pérdida de la pieza dental es un escenario posible. Y, lógicamente, todos queremos evitar que esto suceda.

Por tanto, además de combatir el edentulismo, las coronas representan una interesante alternativa para la simetría de una sonrisa que cumpla con los cánones de belleza establecidos.

Los dientes que son recubiertos por ellas, por lo general, han pasado por alguna endodoncia, lo que implica que cuentan con conducciones. Antes de aplicar la corona se ha de proceder a alisar su superficie.

El objetivo es que el exterior de la pieza dental pueda encajar a la perfección con la funda que se le va a colocar. Asimismo, su base va a ser cementada a la raíz. En otras palabras, va a asegurar la sujeción del nuevo elemento a las estructuras que quedan del diente original.

Los materiales de las coronas dentales

Las fundas pueden ser confeccionadas en distintos materiales. Toma nota de las características especiales de cada uno de ellos.

Resina

Se suele emplear de forma provisional, es decir, cuando se coloca una corona de transición hasta que se fija la definitiva. Sus propiedades físicas no son tan resistentes como las propias de la corona que se va a implantar después.

Metal y cerámica

Supone la combinación de un interior metálico y de un exterior cerámico. La estructura le proporciona resistencia y el recubrimiento desempeña una función estética.

Zirconio

Resulta tan resistente como la combinación anterior y no adolece, como en ella, de la aparición de un posible margen oscuro en la línea gingival. Su estética se ve beneficiada por la ausencia del componente metálico.

Disilicato de litio

Se trata de un material más novedoso y que, por ser menos grueso, se suele emplear más frecuentemente para hacer carillas. De todas maneras, su ligereza y sofisticación no implica que sea igualmente muy resistente.

Conoce el precio de las fundas para dientes

El precio de las fundas para dientes va a depender especialmente de los materiales que elijas para este tratamiento.

Por tanto, recuerda que el precio también incluye los escaneos intraorales y la tecnología CAD/CAM para hacértelas a medida. Las tarifas habituales oscilan entre los 200 y los 400 euros para las de metal y cerámica, los 350 y los 550 en el caso de las de zirconio y los 450 y 600 euros en las de disilicato de litio. Es importante no olvidar que los precios pueden variar dependiendo del tratamiento que se requiera en cada caso.

Como ves, las fundas para dientes salvan tus piezas dentales y les aportan belleza.

¿Por qué todo son ventajas en Servibucal? 

Servibucal es un servicio dental integral con cobertura en toda España. Podrás contar con más de 1.900 clínicas dentales, alrededor de unos 4.350 profesionales siempre a tu  disposición. Podrás elegir entre un gran número de clínicas de nuestra red dental que cubre una amplia gama de servicios para ti y para toda la familia. Además, no te pierdas los tratamientos gratuitos.  Actualmente, el catálogo asciende a 52 tratamientos, echa un vistazo para conocerlos todos y poder disfrutar de ellos. Si estás pensando en cuidar tu salud bucodental  tendrás a tu disposición a grandes profesionales para que te aconsejen dependiendo cual sea tu caso. Servibucal está hecho para ti.

Leave a Reply

Your email address will not be published.