Sinusitis maxilar: ¿puede tener origen dental? ¿Cómo se trata?

La sinusitis maxilar puede tener un origen odontogénico, al que nos queremos referir en este artículo. Es posible, que en alguna ocasión hayas escuchado hablar de esta enfermedad. Pero son pocas las personas que conocen las causas que hay detrás de esta cuestión. Por eso, queremos dedicar un artículo a especificarte todas las particularidades de una sinusitis maxilar odontogénica.

¿En qué consiste la sinusitis maxilar?

Las sinusitis que afecta a los maxilares es una enfermedad que se caracteriza por el hecho de que la zona del interior de la nariz y de la cabeza (lo que conocerás específicamente como senos paranasales) están inflamados y muestran hinchazón. Aunque esto puede sucederte de forma esporádica, el problema se considera una enfermedad crónica cuando estas patologías se mantienen durante un mínimo de tres meses sin que el tratamiento consiga eliminarlas.

El problema de la sinusitis es que notarás que el moco no drena bien y eso hace que tengas una congestión nasal continuada en el tiempo, algo que puede llegar a resultarte muy incómodo. Además, respirar a través de la nariz se vuelve una tarea difícil y también se nota una sensación de presión alrededor de los ojos. Esto tiene que ver sobre todo con la inflamación de la zona de la cabeza.

Ahora bien, probablemente te estés preguntando qué es lo que provoca esta sinusitis. Las causas son numerosas e incluyen infecciones, crecimiento de pólipos nasales o inflamación por otras causas. La que trataremos a partir de ahora en este artículo será la sinusitis de origen dental.

¿La sinusitis puede ser de origen odontogénico?

La respuesta es clara: sí. Quizá no lo sabías, pero el origen de una sinusitis puede encontrarse precisamente en las piezas dentales. De hecho, se estima que entre un 5% y un 10% de las infecciones dentales pueden derivar en una sinusitis en los maxilares, por lo que deberías tenerlo en cuenta.

Para explicarlo de una forma más detallada, lo que sucede es que tu diente sufriría una infección y eso te lleva a acumular pus en el interior de las encías. Cuando esta infección no se resuelve por sí sola o acudiendo a los odontólogos, puede extenderse a toda la zona de los senos paranasales produciéndote la enfermedad conocida como sinusitis. El exceso de pus en la zona provoca esa inflamación de los senos y también la hinchazón, considerándose así el inicio de la enfermedad.

Algunas de las lesiones dentales que pueden producirte esta sinusitis son las siguientes: desplazamiento del diente, lesión periapical, problemas periodontales, complicaciones con las caries o por extrusiones de endodoncia.

Cuando queremos diagnosticar una sinusitis de este origen, lo primero que hacemos es una anamnesis, analizando con detalle todos los datos que aparecen en el historial clínico del paciente. Después, pasamos a realizar un análisis físico de la zona dañada y, por último, se solicita la elaboración de radiografías o pruebas de imagen. Estas serán determinantes para asegurar que la sinusitis de la que se habla tiene un origen dental, al observar si hay un daño interno en los mismos.

¿Qué soluciones existen para el tratamiento de la sinusitis maxilar?

Antes de hablarte de las soluciones, queremos recordarte cómo prevenir y mejorar el desarrollo de esta enfermedad. Para ello, hay que tener en cuenta tu higiene bucal. Esta te ayudará a evitar problemas de caries y otras enfermedades periodontales. Y si eres propenso a tener problemas con las encías, en ningún caso puedes saltarte la recomendación de la visita dos veces al año a tu dentista para la revisión.

Eso sí, cuando ya la enfermedad es avanzada es necesario actuar, y para ello hay dos formas de hacerlo: la farmacológica y la quirúrgica. El tratamiento mediante fármacos se basa en la utilización de antibióticos de amplio espectro. El pus que proviene de la infección está causado por un cúmulo de fluidos y bacterias que lo producen. Por tanto, es fundamental emplear antibióticos que sean eficaces contra un amplio grupo de microorganismos.

A continuación, si no has observado mejoras notables con los antibióticos, lo más probable es que te recomienden optar por la cirugía. Cuando se evita recurrir a este tratamiento pueden aparecer complicaciones mayores como es el caso de la meningitis, osteomielitis o abscesos intracraneales de gravedad considerable. Por contra, los beneficios sobre los síntomas en las zonas nasales y craneales son muy notables, desapareciendo la congestión y la hinchazón de estas zonas, algo que notarás desde el primer momento.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento quirúrgico para esta enfermedad?

Los pacientes que tienen que someterse a estas cirugías suelen tener ciertas inquietudes sobre cómo se realizan. Lo cierto es que este procedimiento quirúrgico no es complicado y tiene una recuperación bastante rápida, además de que no tiene por qué dejarte cicatrices visibles.

Por aclararte algo más el procedimiento, hay que señalar que si se realiza a través de las fosas nasales directamente no habrá ninguna cicatriz. Sin embargo, en alguna ocasión es más recomendable hacer una pequeña incisión entre la encía y el labio, que sí deja una cicatriz pero que es apenas visible, por lo que no genera problemas estéticos.

Una vez que se haya decidido a través de dónde realizarse, se recurre a una anostromía maxilar en el caso de realizar la incisión entre encía y labio. Para ello, te abrimos uno o los dos senos maxilares hasta llegar a la pared anterior del seno maxilar. Si esta es la técnica escogida, la anestesia que te popondremos será general. Sin embargo, en la mayoría de los casos no tendríamos que hacer una incisión y se utiliza la meatotomía media con la cirugía endoscópica local. La endoscopia es idónea porque la visión de la zona mejora enormemente y permite acabar con el problema sin dejar cicatrices. Además, en algunos casos es posible combinar ambas técnicas para asegurar un buen resultado.

En definitiva, esperamos que ahora te haya quedado más claro qué es la sinusitis maxilar y que también puede tener un origen odontogénico. Si padeces esta condición, lo mejor es que contactes con un especialista cuanto antes para poder hacer un análisis de la situación y decidir si se opta por un tratamiento quirúrgico o si este no es imprescindible.

¿En qué consiste Servibucal?

Servibucal es un servicio dental integral con cobertura en toda España. Cuenta con más de 1.900 clínicas dentales, alrededor de unos 4.350 profesionales a tu entera disposición. Tendrás una red dental que cubre una amplia gama de servicios para ti y para los tuyos.

Busca la más cercana a tu domicilio y empieza a cuidarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.